Entrevista a Raúl Rubio, profesor del curso de Estimulación Neuro-Refleja y acupuntura

Con motivo del próximo curso de Estimulación neuro-refleja y acupuntura, hemos podido entrevistar a Raúl Rubio, profesor del mismo. Raúl es fisioterapeuta de vocación tras una lesión deportiva cuya rápida recuperación “le marcó” cuando era joven; más adelante se formó en medicina tradicional china que ha sabido combinar a la perfección con la fisioterapia. Raúl nos habla de fisioterapia, acupuntura o evidencia científica entre muchos aspectos más.

Cursos Formación Fisioterapia ElcheRaúl Rubio

¿Qué te llevo a ser fisioterapeuta?

Siempre he sido un amante del deporte, en especial del fútbol. De pequeño quería ser futbolista, típico en un niño de aquella época; y cuando me preguntaban si me gustaba alguna cosa más respondía, pues… “Arreglador de personas”, en referencia a un tío mío mecánico que siempre arreglaba todo, eso me fascinaba. Aunque posteriormente me interesaron otros campos como la informática, el arte, cine y teatro, recuerdo con 14 años tuve un fuerte esguince cuando corría en el equipo de atletismo; mi entrenador me mandó a un fisioterapeuta invidente del equipo de la ONCE de ciclismo, muy conocido aquí en Madrid. Llegué en muletas y salí andando, aquello me marcó y en aquél momento decidí que quería ser fisioterapeuta.

¿Y cuándo comenzaste con la acupuntura? Cuéntanos un poco tu trayectoria profesional y académica en fisioterapia.

En el último año de la carrera de fisioterapia empecé en prácticas en un equipo de fútbol de preferente, en el que permanecí hasta terminar los estudios. Posteriormente trabajé con aseguradoras, asistencia a domicilios, y durante 5 años desempeñé mi labor como fisioterapeuta en dos centros de rehabilitación, en la parte traumatológica y neurológica. Y alternaba con suplencias en centros de geriatría y centros de la seguridad social madrileña. Durante ese tiempo a la vez inicié mis estudios en Medicina Tradicional China, durante 4 años me dediqué a ello. Posteriormente entré a formar parte del equipo Medizen, hace 8 años hasta la actualidad, en los que me he especializado en patologías músculo-esqueléticas y electroacupuntura, con experiencia como fisioterapeuta titular de un centro deportivo asociado.
Durante ese transcurso de tiempo cursé 2 años más de acupuntura, me formé en osteopatía, punción seca y neuromodulación, entre otras técnicas, e inicié mi carrera en la docencia como profesor de seminarios en la materia de electroacupuntura en el curso experto en Acupuntura de la Universidad Francisco de Vitoria y la Universidad Rey Juan Carlos. Continué como docente en la materia de diagnóstico, electroacupuntura y lesiones deportivas en la Universidad San Pablo Ceu Cardenal Herrera de Elche, en el curso experto en Acupuntura y en el Ilustre Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Murcia. En los dos últimos años me he dedicado a desarrollar la técnica ENR y presentarla como docente en el Ilustre Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, mientras compagino la docencia, clínica e investigación en el centro Medizen.

¿Cuál crees que es la clave en Fisioterapia?

Como se suele decir, cada maestrillo tiene su librillo; y cada fisioterapeuta desarrolla unas habilidades u otras dependiendo de su sensibilidad, experiencia y conocimiento. Desde mi punto de vista la clave en fisioterapia es saber combinar, saber medir y calibrar la técnica o técnicas que voy a desempeñar en una sesión con un paciente. Para ello es fundamental el conocimiento, la formación continuada, “empatización” y la psicología con la persona, eso también te lo da la experiencia. Recordemos que somos humanos, no máquinas, y en función de su patología debemos de saber escoger qué técnica, de toda la amplia variedad que existe dentro de la fisioterapia y de las que manejamos, es la más adecuada para esa persona; y en caso de no saber cómo ayudarle, se debe de aceptar con humildad y derivarle a algún compañero más especializado en la técnica.

Por eso estoy de acuerdo con la afirmación de: “El buen fisioterapeuta tiene cerebro de científico, manos de artista y trabaja con el corazón”.